EL PAÍS MÁS DEMOCRÁTICO DE AMERICA LATINA

URUGUAY TIENE UNA HISTORIA RECONOCIDA COMO GOBIERNO DEMOCRÁTICO Y DE ESTABILIDAD POLÍTICA Y SOCIAL

¿POR QUÉ?

URUGUAY

La puerta de entrada natural al MERCOSUR

Conocida como la Suiza de América, Uruguay es un destino seguro para los inversores de los mercados emergentes que buscan equilibrar los riesgos con ganancias. Su ubicación estratégica entre Brasil y Argentina y su puerta de entrada (natural) marítima al Océano Atlántico, junto con su membresía en el Mercado Común del Sur (MERCOSUR), hacen que Uruguay conforme una plataforma logística ideal desde donde proyectar negocios, con un potencial mercado de 270 millones de personas con el ingreso más alto per cápita del continente.
Uruguay cuenta con la mayor tasa de alfabetización (98%), la clasificación más alta en términos de uso de las comunicaciones modernas (Internet y los teléfonos móviles y fijas) y el menor nivel de corrupción en América Latina. Tiene una historia reconocida como gobierno democrático (país más democrático de América Latina, según The Economist) y de estabilidad política y social. También es conocido por su respeto por el imperio de la ley, y por la independencia del poder judicial.

VER MÁS

Desde el año 2004 el PBI de Uruguay presenta un crecimiento sostenido y robusto, que continúa superando las expectativas (para 2010 se espera que crezca un 7,8%), sobre la base de sólidas políticas macroeconómicas aplicadas consistentemente por los gobiernos de diferentes orientaciones ideológicas, y en auge de las exportaciones que se han triplicado en el últimos 6 años. Esta perspectiva positiva ha llevado a los participantes del mercado creer que el Uruguay en breve recuperará el grado de inversión que perdió en 2002 en medio de su peor crisis económica y financiera.

Apertura y Promoción de la Inversión Extranjera

Uruguay reconoció el importante rol que las obras de inversión extranjera juegan en su desarrollo económico, y por ello trabaja para mantener un clima favorable para fomentar la inversión. Según la ley uruguaya los inversionistas extranjeros y nacionales son tratados por igual para casi todos los fines; no se requiere previa autorización o registro para realizar inversiones, tampoco existen restricciones a la entrada y salida de capital (incluyendo la remisión de los beneficios), la compra de moneda extranjera es libre y se realiza a precios de mercado. Asimismo, en Uruguay está permitido que una empresa sea propiedad 100% extranjera.

El gobierno uruguayo aprobó a su vez una regulación integral de promoción de inversiones que creó procedimientos simplificados mediante el cual las inversiones pueden acogerse a exenciones fiscales importantes, con base en criterios objetivos y transparentes. Un mecanismo de ventanilla única también se estableció para canalizar las solicitudes de inversión. Otras garantías que ofrece Uruguay para los inversores se derivan de su pertenencia a la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), junto con la ratificación de la Convención de Berna y la Convención Universal sobre Derecho de Autor, así como el Convenio de París para la Protección de la Propiedad Industrial, y de su pertenencia con el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI).

Principales Oportunidades de Mercado

Uruguay es una economía orientada a la agro-exportación. En el pasado reciente, la ventaja comparativa del país en términos de tierra, pasturas y clima agradable, combinado con los crecientes precios internacionales de los commodities, han llevado a resultados históricos en las inversiones en el sector agro. Las exportaciones de bienes tradicionales como la carne, los cereales (arroz, cereales), productos lácteos, cuero y lana se dispararon. El auge de los precios de la soja revolucionó la agricultura de Uruguay; los nuevos proyectos en los cítricos, frutas, miel y arándanos, entre otros, se refleja en las constantes oportunidades de negocio que cada día surgen en este sector.

Por otro lado, el capital extranjero ha crecido de forma exponencial en el desarrollo de la producción minera del país. Asimismo, la industria forestal ha alentado inversiones extraordinarias, especialmente en la producción de celulosa. Fábricas de agua mineral también fueron seducidas por Uruguay y apostaron con fuertes inversiones, especialmente tomando como referencia los recientes estudios que predicen que el agua será un recurso limitado en los próximos años, contribuyendo así a fomentar la (potencial) rentabilidad del negocio.

La ubicación estratégica del país, junto con las preferencias arancelarias del MERCOSUR, la posición de Uruguay como centro logístico para el almacenamiento, transporte, fabricación y distribución de bienes y servicios, el apoyo a las enormes necesidades del mercado de Brasil y Argentina, son claves para su desarrollo económico. Además de ser el más profundo puerto natural del Río de la Plata, el Puerto de Montevideo es primer y único puerto de América del Sur que opera bajo el régimen de “Puerto Libre”. Por lo tanto, empresas de logística están en condiciones de prestar sus servicios en el Puerto de Montevideo, contribuyendo así con la carga y descarga, la movilización, el transporte, la reexpedición, el tránsito, almacenamiento, entre otras de mercadería. A pesar de que el Puerto de Montevideo es el principal puerto del país, la región litoral del país - en particular el puerto de Nueva Palmira - está experimentando un enorme y marcado crecimiento, gracias al desarrollo de la hidrovía Paraná-Paraguay. Esta vía de agua de 3,442 km de largo, conecta el centro de América del Sur con la costa del Atlántico, llegando a las costas de Brasil, Argentina, Paraguay, Bolivia y Uruguay.

Asimismo, las zonas francas también han contribuido para el emergente crecimiento de la economía uruguaya. Dichas zonas se encuentran exentas de impuestos existentes (o futuros) y de todo arancel aduanero derivado de la introducción de mercaderías en estos territorios. De esta forma, estas áreas se han convertido auténticas plataformas de negocios, como son los centros de servicios compartidos, las sedes regionales, los servicios financieros, centros de contacto, software de desarrollo, soluciones de IT, logística y centros de distribución.

En otro orden, los proyectos de infraestructura han tenido un fuerte impacto en nuestra economía, sobre todo en la rehabilitación y modernización de los ferrocarriles, y en proyectos de energías renovables, como es la energía eólica. El nuevo gobierno uruguayo se ha fijado como política de estado el desarrollo de la infraestructura del país como uno de sus principales objetivos. Se ha hecho hincapié en la importancia de fortalecer la seguridad energética del país y reducir su enorme dependencia de recursos importados (el país no tiene reservas de petróleo). Para esos fines, ya existe acuerdo para poder invertir entre el 25% a 50% de los activos de fondos de pensiones (AFAPs) que pueden ser invertidos en proyectos de infraestructura, y se encuentra a estudio del Gobierno un nuevo marco jurídico para la asociación de capitales públicos y privados, en especial para fomentar los proyectos de desarrollo de infraestructura. Estas dos medidas impulsarán el dinamismo económico, mientras que proporcionará a la comunidad extranjera una atractiva oportunidad y alternativa de inversión.